jueves, 23 de julio de 2015

El Altar de Castilla

Victorio Macho, ideólogo
del Altar de Castilla.

E
l Altar de Castilla fue un malogrado proyecto para hacer un monumento colosal en honor a Castilla. Este proyecto tan desconocido hoy, fue ideado por el gran escultor palentino Victorio Macho. De haberse realizado seria la obra mas colosal de Victorio y todo un monumento en honor a Castilla que se convertiría en  lugar de peregrinaje para el castellanismo (o lo que queda de el). No es lugar para dictaminar la repercusión que tendría en Castilla, o en el mundo, esa obra faraónica, cada cual es libre de sacar sus propias conclusiones.

En este entrada tan solo daré a conocer un poco por encima en que consistió este fracasado proyecto, cuya noticia llegó a cruzar el gran charco en busca de financiación.


El monumento
Corrían tiempos de exaltación regionalista en la Castilla norte. Con el Mensaje de Castilla de 1918 y las Bases de Segovia de 1919 como precedentes, se llegaba a un año de 1921 en el que se hacían cuatrocientos años de la funesta batalla de Villalar acaecida en 1521. Victorio Macho por aquel entonces ya destacaba como escultor y con Villalar como escenario se pensó en levantar un monumento a las comunidades: el Altar de Castilla.

Victorio envío un escrito al diario El Norte de Castilla dirigida al alcalde de Valladolid y a destacadas figuras de la intelectualidad castellana, donde proponía erigir un gigantesco monumento que no fuera sólo un homenaje a la Guerra de las Comunidades de Castilla, sino más bien, un canto a los valores y virtudes de Castilla y sus hombres, erigiendo para ello un altar que exaltaría la grandeza de Castilla y la esencia de nuestra tierra, situado "sobre un teso de la tierra castellana, que destacara en la ancha meseta, entre las tierras de Palencia y Valladolid".

Procedo a copiar un texto de José Carlos Brasas Egido, en un documentado trabajo sobre Vitorio Macho, donde explica como sería el monumento que planeaba Victorio, así el lector se dará cuenta de la magnitud de la obra y de la repercusión que podría tener en la actualidad.

Consistiría en un doble friso de piedra de vastas proporciones. En uno de ellos pensaba grabar las "recias siluetas de los hombres que laboraban la tierra, los segadores bajo el sol, el campesino con traza de auriga que guía la trilla sobre la era dorada" etc. Mientras que el otro pensaba dedicarlo a los héroes, conquistadores, poetas, artistas, escritores, místicos y todos cuantos hubieran sido los forjadores de la historia de Castilla. en los extremos de ese doble friso monumental elevaría dos grandes torres simbólicas -la heroica y la mística- coronadas por las figuras colosales del Cid y Santa Teresa, respectivamente. En el centro de tan grandiosa composición destacarían abrazados fraternalmente los dos sembradores, el de las ideas (que fecunda los espíritus) y el de la tierra (lanzando la semilla de trigo). En el interior de tan quimérica mole -que al decir del escultor podría parangonarse con los templos egipcios- se dispondrían enormes salas para la reunión de las corporaciones de las provincias y pueblos castellanos.

José Carlos Brasas Egido: "Vitorio Macho y Alonso Berruguete, Comentarios sobre una huella artística y vicisitudes de un monumento conmemorativo"

La idea en un primer momento fue recibida con entusiasmo en toda Castilla, haciéndose un llamamiento a todas las diputaciones castellanas e incluso se llego a formarse una junta Pro Altar de Castilla que llego hasta América, donde fue bien recibida por inmigrantes de origen castellano, sobre todo de Cuba.

En Cuba existía un Centro Castellano desde el 2 de mayo de 1909 con los siguientes objetivos: "fomentar y mantener la más estrecha unión entre los castellanos, sus descendientes, y el pueblo de Cuba; propender al mayor realce del nombre de Castilla y sus 16 provincias...". Por si alguien se pregunta cuales eran esas 16 provincias, serían las 8 de Castilla la Vieja (donde se incluyen Logroño y Santander obviamente), las 5 de Castilla la Nueva donde se excluye Albacete que formaba parte del Reino de Murcia, y las 3 del Reino de León.

El diario ABC daba la noticia sobre la repercusión que se tenía en Cuba sobre el Altar de Castilla.

Por la prensa llegada de Cuba nos enteramos de que el Diario Español, de la Habana, ha abierto una suscripción para contribuir al grandioso monumento a Castilla, que ha imaginado el escultor Victorio Macho.

Tanto la idea del artista como la iniciativa de nuestro estimado colega han sido acogidas con extraordinario entusiasmo, especialmente por los castellanos residentes en la gran Antilla.

El Centro Castellano de la Habana ha designado una comisión de su seno, encargada de organizar cuantos actos crea convenientes a fin de recaudar fondos para el monumento, y la lista de adheridos a la idea ya cubriéndose de firmas prestigiosas del comercio, la industria y las letras españolas.

Suponemos que en otros puntos de Hispanoamérica cundirá el ejemplo, y que no tardará en ser una realidad hecha piedra y fervor el Altar a Castilla, soñado por el autor de las estatuas de Galdós y de Cajal.

El Diario Español facilita cuantos datos se le soliciten acerca del modo más factible para que estos propósitos queden realizados lo antes posible.

Diario ABC, 28 de Julio de 1923.

El Cristo del Otero en un teso dominando la meseta
castellana. El Altar de Castilla es el antecedente de esta gran obra
de Victorio Macho.
Imagen: http://joyasdecastillayleon.elnortedecastilla.es
/2012/vista-aerea-del-cristo-del-otero.html

Desgraciadamente el Altar de Castilla nunca llego a materializarse. Conforme el tiempo pasaba y se apagaba el enardecimiento de Villalar y lo castellano, unido a lo costoso y las grandes proporciones de este proyecto faraónico, además de las tradicionales rivalidades y envidias de las provincias castellanas implicadas, hicieron que este gran proyecto nunca se materializase.

En 1927 Victorio Macho recibía el encargo de hacer una escultura al Sagrado Corazón de Jesús en el alto del Cerro del Otero de Palencia, el Cristo del Otero. La escultura que habría de ser "faro de fe en estas tierras de Castilla" se materializo en 1931. Aunque no tenga las trazas del faraónico Altar de Castilla, si se puede apreciar algunas similitudes entre el Cristo del Otero y el Altar de Castilla. La ubicación en un teso que domina la tierra castellana y las proporciones enormes del gran Cristo del Otero. Así pues, se puede decir que el frustrado Altar de Castilla es el antecedente del Cristo del Otero.

Referencias
Brasas Egido, José Carlos (1987) "Victorio Macho y Alonso Berruguete, comentarios sobre una huella artística y vicisitudes de un monumento conmemorativo" en Actas del I Congreso de Historia de Palencia, vol 1 ISBN 84-505-5220-6

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada